El email hoy

email
Este artículo te mostrará las dos posiciones actuales frente al email, una que ve al email como algo en declinación, y la otra, contraria a esta posición y que expone diez razones por las cuales esto no es cierto. Te invito a conocer ambas.

El email ya no gobierna


Recientemente fue publicado un artículo en inglés en el Wall Street Journal, cuya autora es Jessica Vascellaro, cuyo título traducido es Por qué el email ya no gobierna

Según Jessica, el email ha sido el rey en las comunicaciones, pero su reinado ha acabado. Nos dice que en su lugar, una nueva generación de servicios ha comenzado a reemplazarlo, servicios como Twitter y Facebook y otros, servicios que prometen revolucionar, la forma en que nos comunicamos, tal como lo hizo el correo electrónico, varios años atrás.

Siguiendo siempre el artículo, el email habría sido el que mejor se adaptó a la manera en que se usaba antes el internet. Es decir, aquella época en que la gente se conectaba a la red, revisaba su correo, realizaba alguna otra tarea, y luego de un tiempo más o menos largo, dependiendo de sus necesidades y sus tareas, se desconectaba.

Se dice que hoy, las cosas han cambiado radicalmente y que la gente permanece conectada a la red de manera continua, ya sea desde su escritorio o desde su ordenador portátil y otro medio como puede ser un teléfono móvil. Estas formas de comunicarse, estarían creando nuevas formas para comunicarse, las que para adaptarse a esta realidad, deben ser mucho más rápidas y divertidas que el clásico email.

Por qué esperar para una respuesta en el correo, si se puede obtener una respuesta mucho más rápida e instantánea, a veces incluso, sin siquiera haberla formulado la pregunta. Hecho cierto, cuando vemos que la gente nos comunica y mantiene informados de las actividades que está realizando, o la razón por que dejaron de hacer alguna.
La existencia de albumes de fotos en línea, la posibilidad de compartir videos, canciones, recuerdos en redes sociales, hacen ya innecesario que se envien adjuntos a los emails.

Continua la nota de Jessica, mostrando como han evolucionado las comunicaciones entre las personas a lo largo de los últimos tiempos, desde aquella época en la que se esperaba por varios días la llegada de una carta, hasta aquellos en los que esperar más de media hora por la llegada de un email ya representaba razón para quejarse, a hoy, cuando apenas unos pocos segundos es lo que separa a una pregunta de una respuesta, o a un mensaje de texto. Es más, con esta lógica, de seguro que en unos meses más, nos estaremos quejando de porqué nuestros celulares no son capaces de responder de manera automática a aquellos amigos que nos han llamado o nos han enviado algun mensaje.

En definitiva, el artículo, nos muestra que en la actualidad los servicios de comunicación son cada vez más frecuentes e informales, y que la necesidad de escribir largos correos electronicos para una docena de amigos para contarles sobre nuestras vacaciones, ya es algo del pasado, en lugar de eso, hoy, nuestros amigos pueden saber lo que hacemos de manera casi instantánea en Twitter o en Facebook, y mucha gente, incluso más de la que originalmente hubiera tomado conocimiento de nuestras actividades, se entera de nosotros y de lo que hacemos.

El artículo, pone en primer lugar por sobre el email, a las redes sociales, Twitter, donde podemos dejar en pocos segundos mensajes cortos que hacen un seguimiento de nuestras actividades, o Facebook, donde además de aquello, nos permite al ser parte de una comunidad, compartir casi instantáneamente fotos, recuerdos, noticias, y muchas otras cosas que podamos considerar interesantes o útiles.

En este mismo artículo, Jessica, nos hace notar algo interesante, que para muchos es de temer, nuestro perfil es cada vez más público, es conocido por muchas más personas y a veces el control sobre aquello, está más allá de nuestras posibilidades.

Algo interesante que nos hace ver es que en la época de reinado del email, nosotros eramos: nuestronombre@com es decir, una dirección de correo electrónico, y en cambio, en la actualidad, nosotros somos mucho más que simplemente eso. Gran cantidad de datos sobre nuestras personas, nuestras familias, nuestras actividades y mucho más está al alcance de cualquiera hoy en día, y en definitiva somos eso, no sólo una dirección. Indudablemente que esto tiene sus pros y sus contras, pero eso merece otra consideración.

Concluye la autora, que el hecho de tener unas personalidades tan públicas hoy en día, requieren de medios de comunicación mucho más apropiados que el simple email.

Antiguamente, la gente era muy dependiente del email, llegando a abusar de él, en la actualidad, la gente usa la herramienta correcta para la tarea apropiada, según Jeff Teper, Vice Presidente de la división SharePoint de Microsoft, según se lee en su nota.

Por qué el email no está en declinación


En otro artículo, el de Chris Crum (también en inglés), de manera contestaria al artículo anterior, el autor expone las (según él) 10 razones por las cuales los medios sociales no estan reemplazando al email.

Para no hacerte este artículo aún más largo, simplemente te las señalo:

1.- La gente todavía envía cartas de correo tradicionales
2.- Casi todos los sitios en la web requieren para su registro de una dirección de email
3.- El email te notifica de las actualizaciones de las redes sociales
4.- No se ha visto evidencia de que el Google Wave realmente sea el próximo gran paso
5.- El email es universal, y las redes sociales no lo son
6.- Existe mucha gente que no tiene interés en unirse a las redes sociales
7.- El email todavía está siendo perfeccionado y mejorado.
8.- Incluso las redes sociales reconocen la importancia del email.
9.- El mayor uso de las redes sociales implica un mayor uso del email.
10.- En cuando al mercadeo concierne, el email lo está haciendo muy bien.

Epílogo


Bien, esas son las dos posiciones con relación al email hoy en día, tu tienes la palabra, con cual de estas posiciones te quedas, o prefieres una intermedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar