¿Buscadores o catálogos?


Cuando se busca más información sobre un producto o un servicio lo clásico antes de la internet era recurrir o bien a las páginas amarillas, o a un catálogo especializado. El problema con las primeras es que no siempre estaban actualizadas, y con el segundo que no siempre estaban disponibles o al alcance nuestro. La internet cambió esto. ¿Completamente?

Quizás no. Si bien hoy es posible hacer cualquier tipo de búsqueda en la red de internet, los resultados no siempre nos muestran lo que buscamos, o el mejor producto que puede estar disponible en ese momento, incluida la relación calidad/precio.

buscando en la red

Es cierto que muchos sitios se especializan en hacer ofertas cada vez mayores de todo tipo de cosas, desde servicios hasta bienes suntuosos o extraños.  La variedad que puede encontrarse en algunas ocasiones abruma al posible comprador y lo puede llevar a tomar la decisión incorrecta, o a desistir de su pretensión inicial.

Para evitar aquello es necesario antes que nada tener claro que es lo que requerimos y dónde buscarlo.
Algunas consideraciones que se deberían tener para conseguir con éxito aquello que buscamos, incluyen:

Google o Bing son estupendos para encontrar productos de los cuales sólo tenemos una información poco precisa, lo que nos llevará a ir afinando poco a poco la búsqueda y a repetirla varias veces, encontrado lo que buscábamos o bien dejándola, por la frustración de no hallar ese preciso artículo; en el otro extremo si conocemos exactamente todos los detalles con introducir estos, como ser un nombre, una marca, un número de pieza o algún detalle que la identifique certeramente en el buscador, después de unos cuantos clics habremos encontrado lo que deseábamos.

¿Pero ésta forma de buscar un bien o un servicio habrá sustituido completamente a los catálogos? No lo creo. Los catálogos son insustituibles tanto para compradores como vendedores para algo que no pueden normalmente hacer los otros medios: mostrar y vender.

Un catálogo es una publicación especializada hecha por una persona altamente capacitada en técnicas de mercadeo. No importa si es el catálogo en línea o impreso. Encierra ciencia y arte diseñada para convencer y vender.

Los catálogos nunca estarán de más ni podrán ser sustituidos, es probable que cambie el soporte, ya sea digital, físico o de otra índole, pero siempre serán una herramienta poderosa para cualquier persona o empresa que quiera un comprador para lo suyo.

1 comentario:

  1. La clave son los buscadores, apoyados por una buena estrategia SEO, se lograrán mas ventas y una fidelizacion de los clientes.


    Juan
    Diseño Web

    ResponderEliminar

También te puede interesar